En nuestro viaje juntos, vamos explorando cómo un terapeuta holístico actúa como un guía en el camino hacia la sanación espiritual. Hoy nos adentramos en un aspecto crucial de este proceso: el estado de catarsis. Este momento suele surgir en las primeras etapas de la terapia, marcando un punto de inflexión en el viaje de sanación.

Si prefieres escuchar el post,

Clicka Aquí

La catarsis es, en esencia, un desahogo. Es ese instante en el que, casi como por arte de magia, se comienzan a liberar emociones y energías que estaban atrapadas en nuestro interior. Imagina que llevas años cargando una mochila llena de piedras. Una a una, has ido acumulando estas «piedras» emocionales sin darte cuenta. El proceso de catarsis es como abrir esa mochila y empezar a vaciarla.

Al principio, puede ser un poco abrumador. Puede que sientas un mareo, como si el mundo girara a tu alrededor, o que de repente te sorprendas riendo o llorando sin motivo aparente. Luego viene un hormigueo, que suele empezar en las manos. Es una sensación extraña, ¿verdad? Puede que el hormigueo se extienda hacia los brazos, la cara y hasta la boca. En momentos de catarsis intensa, las manos pueden encogerse y la boca formar una «O». Puede parecer que estás atrapado en tu propio cuerpo, sin poder moverte o hablar.

Sé que suena un poco aterrador, pero en realidad, es un signo muy positivo. Es una señal de que estás comenzando a liberar todas esas «piedras» emocionales que has estado cargando. Este proceso de liberación no solo es seguro bajo la guía de un terapeuta experimentado, sino que es increíblemente beneficioso para ti. Estás allanando el camino hacia una vida más larga y saludable. Piénsalo: toda esa energía que ahora fluye libremente podría haberse quedado atrapada, causando problemas de salud en el futuro. De hecho, muchas de las enfermedades que enfrentamos en la vejez están relacionadas con problemas emocionales o bloqueos que no resolvimos en nuestra juventud.

Una vez que toda esa energía se libera, llegas a un estado de calma profunda y una sensación de ligereza indescriptible. Es como si de repente te sintieras más ligero, más libre. Este estado de serenidad es el punto de partida ideal para continuar con el proceso terapéutico, un tema sobre el que profundizaremos en el siguiente post.

La catarsis no es solo un paso en el camino hacia la sanación; es un recordatorio de la increíble capacidad de nuestro cuerpo y espíritu para renovarse y sanar. Como terapeutas holísticos, somos testigos y acompañantes en este viaje, recordándote que incluso en los momentos más intensos de transformación, estás en un espacio seguro, avanzando hacia una mayor salud y bienestar.

Si quieres cambiar de nivel y transformarte en Terapeuta Holístico, tenemos el curso especial para ti

¿ Necesitas ayuda ?