¿Hay que comer menos grasas para bajar el colesterol?

En Karuna Schoolhouse entendemos que es necesario el uso de la inteligencia y la crítica constructiva, especialmente cuando se trata de nuestra salud. Además, las personas que ostentan el poder en los diferentes estratos de la sociedad a menudo no son tan amorosos como deberían ser hacia la sociedad y sí más interesados. Para ilustrarlo, es suficiente ver, por ejemplo, lo que pasó con el colesterol y la dieta. Durante mucho tiempo, la creencia popular y médica apuntaba a las grasas como el principal enemigo del colesterol saludable. Sin embargo, las investigaciones más recientes y las observaciones clínicas están desafiando esta noción.

¿Cómo Sucedió Esto?

Este error conceptual no es casualidad. En los primeros días de la investigación sobre la relación entre la dieta y el colesterol, los estudios sobre los azúcares mostraban indicios de su impacto negativo en los niveles de colesterol. Sin embargo, las compañías azucareras, viendo peligrar su nivel de facturación a la larga y en un intento de desviar la atención de sus productos, financiaron y promovieron agresivamente investigaciones que apuntaban a las grasas como la causa principal del aumento de colesterol.

Si prefieres escuchar el post,

Clicka Aquí

La Manipulación de la Información

Este episodio en la historia de la nutrición nos muestra cómo las agendas corporativas pueden moldear la percepción pública y la política de salud. Estas influencias han llevado a generaciones a adoptar dietas y estilos de vida basados en información sesgada, afectando la salud de millones.

La Reorientación hacia los Carbohidratos

Con el tiempo y finalmente, la atención de la investigación de la relación entre el colesterol alto y la dieta se desplazó hacia el impacto de los hidratos de carbono, especialmente los azúcares simples. Se descubrió que el hígado, que juega un papel crucial en el metabolismo de las grasas y el colesterol, puede volverse graso y funcionar de manera menos eficiente debido al exceso de azúcares. Esta condición es especialmente prominente a medida que envejecemos, cuando la función hepática tiende a declinar.

El Efecto del Azúcar en el Hígado

Un hígado graso no solo es menos eficiente en el procesamiento de las grasas, sino que también contribuye a un aumento en los niveles de colesterol en la sangre. Este problema se agrava con la edad, ya que la capacidad del hígado para metabolizar los azúcares y las grasas disminuye, haciendo que los niveles de colesterol sean más difíciles de controlar.

La Importancia de los Hidratos de Carbono Integrales

Frente a este panorama, la recomendación actual es reducir el consumo de azúcares simples y aumentar la ingesta de hidratos de carbono integrales, que tienen una absorción más lenta. Estos cambios dietéticos pueden ayudar a mantener un hígado saludable y, por ende, niveles de colesterol más equilibrados. La complementación también es adecuada. Por ejemplo, la ingesta regular de lecitina de soja y el ácido graso omega 3 ayudan a mantener el hígado más funcional y el nivel de colesterol normalizado.

Conclusión: Un Enfoque Holístico para una Salud Integral

En Karuna Schoolhouse, animamos a nuestra comunidad a adoptar un enfoque holístico en su viaje hacia la felicidad. Comprender cómo diferentes componentes de nuestra dieta afectan nuestro cuerpo es esencial. Así como ejercitamos nuestro cuerpo y mente, debemos alimentarlos de manera consciente y equilibrada, recordando siempre que la clave está en el equilibrio y la comprensión profunda de nuestras necesidades individuales. Así el uso de la inteligencia es tan importante como el del músculo para mantener nuestras ideas y pensamientos bien engrasados 😉

En Karuna Schoolhouse, creemos en la salud integral, informada y consciente. Únete a nuestra comunidad para explorar más mitos y verdades sobre la salud y el bienestar.

¿ Necesitas ayuda ?